ESPACIO PARA VENTA DE PUBLICIDAD


*** DISPONIBLE ESTE ESPACIO PARA VENTA DE PUBLICIDAD. Más de 1000 vistas diarias. Escribir a: chistesdevenezuela @ gmail.com. ***

viernes, 26 de enero de 2018

Chiste: AVISO a Suegros

¡Ojito con los yernos!:

Llamó a la puerta de la casa de su novia y abrió el padre de la muchacha.

- ¿Qué desea, joven?

- Pues verá, vengo a hablar con usted.

- Bueno, pues pase, vayamos a la sala y dígame lo que quiere.

¿Y bien?

El joven, muy decidido, respondió:

- Mire usted, vengo a comunicarle que a su hija y a mí nos gustaría
compartir nuestras vidas. Nos queremos casar.

El señor sonrió.

- Pues está muy bien, pero cuénteme, muchacho. ¿Cuenta con un salario
digno para poder sustentar a mi hija y los hijos que vengan?

El joven, con todo el aplomo del mundo, contestó:

- Mire, aunque soy ingeniero, no gano mucho. Sin embargo, su hija me ha
dicho lo que ganan su esposa y usted. Por lo cual, confiamos en tener
una ayuda de ustedes para poder pagar el teléfono, gasolina y algunos
gastos ...

Un poco sorprendido por la respuesta, el padre le hizo otra pregunta:

- Bueno, ¿y piensan comprar un apartamento o una casa? ¿O prefieren
alquilar…?

El joven, con mirada inocente, contestó:

- Si antes le pedí una pequeña ayuda económica, hemos pensado que, como
esta casa es muy grande y pueden vivir perfectamente dos matrimonios, no
es necesario comprar o alquilar apartamento o casa. Deseamos vivir en
esta casa con ustedes.

El señor, desconcertado por la actitud del muchacho, preguntó:

- Dígame ¿Tiene coche?

El joven, sonriendo, respondió:

- Mire, no tengo coche porque he estado pensando que si usted tiene
tres, para qué vamos a comprar uno más. Usted nos puede dejar uno.

En ese instante, entró en la sala la madre de la novia, quien, mirando
primero al joven y luego a su esposo, preguntó:

- ¿Se puede saber de qué hablan?

El esposo respondió:

- Querida mía, quiero presentarte al señor árbitro, quien pretende ser
el marido de nuestra hija.

El joven, desconcertado y molesto, dijo:

- Oiga, ¿por qué me llama señor árbitro?

A lo que el presunto suegro contestó:

- Y… ¿Cómo demonios quieres que te llame si hasta ahora lo único que vas
a poner es el pito?

No hay comentarios:

Publicar un comentario