ESPACIO PARA VENTA DE PUBLICIDAD


*** DISPONIBLE ESTE ESPACIO PARA VENTA DE PUBLICIDAD. Más de 500 vistas diarias. Escribir a: chistesdevenezuela @ gmail.com. ***

Mostrando entradas con la etiqueta cena. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta cena. Mostrar todas las entradas

sábado, 14 de abril de 2018

Chiste: Brahma, Miller y Heineken

El dueño de la Brahma, el dueño de la Miller y el dueño de la Heineken
fueron a cenar juntos.
El dueño de la Brahma pidió una Brahma bien helada.
El dueño de la Miller pidió una Miller más fría aún.
Y el dueño de la Heineken pidió un jugo de naranja.
Los otros, sorprendidos, preguntaron:
- ¿Cómo? ¿Usted va a beber jugo? 
- El dueño de la Heineken respondió sin alterarse:
- Si ustedes no van a beber cerveza, yo tampoco.

jueves, 22 de marzo de 2012

Cena con muchacha linda

 Hace poco llevé a una muchacha que está buenísima a cenar, la recogí en
  casa de sus papás.
  Junté dinero de donde pude para llevarla a cenar a un restaurante caro.
  Ella pidió las cosas más caras de la carta: Coctel de camarones,
  langosta, Champán…
  Y yo le pregunté inquisitivamente, "¿Tu mamá te da de comer así de
  bien cuando estás en casa?"
  "No", me respondió, "Pero ella no espera que le de una cogida hoy en la
  noche"
  Mi respuesta: "¿Un postrecito?"

lunes, 24 de octubre de 2011

Chiste: Lo importante es seguir viendose. Amigos

Un grupo de amigos cuarentones se encuentran para elegir el sitio donde van a cenar todos juntos. Finalmente se ponen de acuerdo en cenar en el restaurante del Café Central, porque las camareras son guapas, llevan minifalda y escotes generosos.

Diez años después, los mismos amigos, ya cincuentones, se reúnen de nuevo para elegir el restaurante donde ir a cenar. Finalmente se ponen de acuerdo en cenar
en el restaurante del  
Café Central, porque el menú es muy bueno y hay una magnífica carta de vinos.

Diez años después, los mismos amigos, ya sesentones, se reúnen de nuevo para elegir el restaurante donde ir a cenar. Finalmente se ponen de acuerdo en cenar en el restaurante del  
Café Central, porque es un sitio tranquilo, sin ruidos y tiene salón para no fumadores.

Diez años después, los mismos amigos, ya setentones, se reúnen de nuevo para elegir el restaurante donde ir a cenar. Finalmente se ponen de acuerdo en cenar en el restaurante del  
Café Central, porque el restaurante tiene acceso para minusválidos e incluso hay ascensor.

Diez años después, los mismos amigos, ya octogenarios, se reúnen de nuevo para elegir el restaurante donde ir a cenar. Finalmente se ponen de acuerdo en cenar en el restaurante del  
Café Central, y todos coinciden en que es una gran idea porque nunca han cenado allí.

Ríete, pero vete acostumbrando…